25 feb. 2012

Fe de erratas

Con este artículo sí me voy a ganar los enemigos. No es que quiera hacerlo, aunque reconozco que me gusta provocar. De hecho, cuando abrí el blog prometí no hablar de política ni religión. Ya rompí la primera, rompamos la segunda.
     La anécdota es muy sencilla. En estos días charlé un rato con una muchacha muy creyente en su religión. Y aclaro, no es lo mismo la espiritualidad a la creencia en algún dios a la credulidad en alguna religión. Todos tenemos derecho al libre desarrollo de la espiritualidad, a ser creyentes, ateos, agnósticos, santotomases, escépticos, fieles, etc. Creer o no en la existencia de un dios es una cuestión de fe y de filosofía, y eso lo debe resolver cada persona dentro de su individualidad. Incluso, la libertad de cultos, que presupone la existencia de algún ser superior, está garantizada dentro de la sociedad.
     Pero me desvío del punto que quería contar. Esta muchacha, que tiene derecho a su espiritualidad y su libertad de cultos, me aseguraba vehementemente, convencida de que poseía la realidad, que Adán y Eva habían existido, que la segunda había sido hecha de la costilla del primero y, por ende, la mujer era creada para el servicio del hombre, como un apéndice esclavo.
     Siempre nos dicen que hay que respetar las creencias ajenas. Pero una cosa es tolerar a los que piensan que el reggueatón es música, que Maradona fue mejor que Pelé o que Colombia es el mejor vividero del mundo; y otra aguantar a quien, movido por una evidente falencia intelectual, se cree a pies juntillas lo que le dice algún predicador ladrón, y cede sus derechos en una triste y miserable manipulación.
     Según me explicó esta muchacha, el hombre tiene derecho a mandar sobre la mujer y ella debe servirle, pues para eso fue creada. La mujer no puede hablar sin autorización del marido y nunca tendrá la razón si él no está de acuerdo. Ha sido una de las pocas veces que me he quedado sin palabras, no por falta de vocabulario sino porque no podía abrir la boca del asombro y la estupefacción. En verdad, me cuestionaba: hay gente que piense así en pleno siglo XXI? Y cuando le preguntaba por qué pensaba así, la respuesta era muy sencilla: así lo dispuso dios. Por eso, según ella, su predicador y su religión, la evolución es mentira, la tierra sí es el centro del universo y los filósofos, científicos y librepensadores son falsos profetas que sirven al demonio.
     Tan idiotizada (y que vengan los enemigos, pero una cosa es la fe y las dudas existenciales y otra que algún hampón se aproveche de eso) tenían a la pobre, que ni siquiera pudo captar las innumerables veces que le señalé que con sus humildes y trabajados aportes a la iglesia, el predicador cambiaba de narcocamioneta cada año.
     Me perdonarán mis enemigos, pero eso no merece respeto. Esa pobre muchacha lo que merece es educación, que la alejen de atracadores santificados y le abran los ojos sobre sus derechos y la historia de la humanidad. Ese infeliz debería estar pagando cárcel y no comprando joyas con el dinero de los ingenuos. Sé que muchos me maldecirán o, peor aún, me bendecirán y pedirán a algún dios inexistente que me ilumine. Yo prefiero decirles que se iluminen ellos mismos a través de los libros que no afirman tener la verdad pero despiertan conocimiento en quien los lee.

6 comentarios:

  1. Deberías regalarle la máxima que estaba en la fachada de la Santiago...

    "Posside Sapientam Quia Auro Melior Est".

    Aunque bueno, en este caso sería cambiar el auro por el religio.

    ResponderEliminar
  2. Como dijo hace poco Juan Esteban Constaín: "El mundo no se divide entre crédulos e incrédulos, sino entre fanáticos y gente sensata."

    ResponderEliminar
  3. Uff!!!, Leer para creer!!!. Estas afirmaciones me dejan sin palabras y como mujer, indignada ante semejante estupidez.
    Me parece increíble q con las evidencias científicas, aun haya gente q se crea las imbecilidades de las religiones.
    Tantos años de lucha feminista para q estúpidas(con perdón), como estas, sigan pensando q el sometimiento a los hombres es nuestra obligación.
    En mi opinión esta pobre mujer debería saber q hay cosas realmente interesantes y q la bibia, lejos de ser el libro más sabio del mundo, es una sarta de recopilaciones orales y como tal está arreglada a conveniencia.

    ResponderEliminar
  4. óscare l artículo estuvo bueno hasta la pregunta retórica referente al machismo.

    ResponderEliminar
  5. BUENASOOOOOOOOOOOOOOO, esos son los llamados "Cristianos", y los èores osn los pastorcitos de quinta que les llenan la cabesa de basura fanatica, y lopeor metiendo a su supuesto dios, hablando lo que ellos quieren escuchar y diciendo lo que ellos esperan, y lo pobres ingenuos pagan por baños de espiritu y se saludan y despiden todos iguliticos diciendo "el señor le bendiga", mojigatos, mosquimnuertos, megusto tu articulo estubo buenaso como te digo al inicio.

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo, muy buen articulo, en especial me gusto como haces el cierre
    "Yo prefiero decirles que se iluminen ellos mismos a través de los libros que no afirman tener la verdad pero despiertan conocimiento en quien los lee".

    ResponderEliminar