23 ago. 2009

Crear un blog: Un avance para los románticos del siglo pasado.


Quienes amamos el arte y los libros dependemos sensorialmente del papel, del olor a tinta fresca o a moho leve. Los más viejos añoran la máquina de escribir y son incapaces de enfrentarse a un monitor. Los menos viejos aún sufrimos cuando el archivo deja de ser puntoconocido para ser puntocualquierotracosa y no nos abre en el procesador de palabras. Aún miramos Internet como una especie de biblioteca liliputiense en la que, en algún recóndito ángulo, está el librito físico que se ha de abrir para mostrarnos la información buscada. Incapaces de entender el mundo virtual, lo convertimos en una suerte de mundo fantástico del que salen conejos blancos y kthulus.
     Asi, el hecho de que un ratón de biblioteca como yo se haya enfrentado a un blog y a todo lo que el mundo cibernético encarna es poco menos que una aventura de ciencia ficción. Inevitablemente, el mundo gira más rápido de lo que Phileas Phogg podría correr y la tecnología está aquí para quedarse. Los libros virtuales, las columnas electrónicas, el mensaje instantáneo son el lenguaje de hoy y quedarse por fuera es un analfabetismo que ningún narrador podría desear. Si los literatos han sido testigos de su tiempo, no podemos avanzar más lento que él tiempo mismo.
     Igual, lloramos como si esto que sucede fuera nuevo. En el fondo lo único que cambia es el soporte. Lo mismo da un papiro, una tablilla encerada, una hoja de papel o impulsos eléctricos en un monitor. Lo importante es la letra, la que está cargada de significados, de metáforas, de mundos más maravillosos que los circuitos de un computador. Ya Walter Benjamin se quejaba de la facilidad para reproducir obras de arte y la supuesta pérdida del aura. Seguramente esa aura no se pierde sino que se modifica, evoluciona con la sociedad. Goerge Stainer añoraba los infolios de veinte kilogramos y criticaba los libros de bolsillo, que son los que usamos hoy en día. Y ahora, los literatos que aún publicamos en papel, inevitablemente vemos con animadversión o con temor esos textos digitales con un cursor parpadeando como un ojo saurónico en la esquina de la pantalla.
     Pero pocas veces vemos la multiplicidad de oportunidades que se nos presentan con estos nuevos lenguajes. La facilidad de llevar toda una biblioteca digital a cualquier parte a la que vayamos, por ejemplo. Software capaz de leer cualquier formato de texto e, incluso cómics y libros de arte con una resolución casi tan fiel como la realidad. Y, claro, el hardware ha avanzado igual. Computadores del tamaño de un cuaderno con baterías de nueve horas de duración, más de lo que muchos podemos aguantar en una sóla sentada. Ni qué hablar de la facilidad de publicación, la máxima libertad. Usted mismo, desocupado lector, no habría podido leer estas líneas anodinas con tanta tranquilidad si estuvieran en papel.
     Recientemente el escritor Mario Vargas Llosa afirmó que "si la literatura se hace solo para las pantallas se empobrecerá, porque la pantalla hace que pierda profundidad y riesgo". Tal vez Vargas Llosa olvida que siempre ha existido literatura superficial y producida en serie y, de manera orgullosa y paralela, la gran literatura que es mayor que el soporte en que es leída. Veo más centrado a Umberto Eco, quien añora, como todos, los libros en papel pero que entiende que un libro digitalizado en internet llegará a muchos más lectores que uno encerrado en la oscuridad de una biblioteca.
      Por eso me decidí, tras enfrentar mis traumas cibernéticos, a abrir este blog. Para mostrar mis letras a más lectores, para aprovechar la libertad de expresión que sólo internet puede brindar. Y, desde luego, para que otros tengan la oportunidad de replicar a mis ideas y generar una chispa virtual de conocimiento.

4 comentarios:

  1. Hola mi querido Oscar, felicitaciones por esta decisión y te entiendo perfectamente cuánto añoras el papel para tus obras. Te deseo lo mejor. Un abrazo.
    Piedad

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido a la red, yo también añoro al mundo agrario!

    Saulo Batista

    www.saulobatista.com
    www.saulobatista.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. "Organic Mulch) (University of Illinois at Urbana-Champaign, NRES-19-97). Wear disposable gloves to keep from directly touching feces. Mulch also keeps soil from being depleted of vital nutrients, so gardeners do not have to rotate planting locations from year to year.

    Here is my web blog mulching

    ResponderEliminar
  4. Still the health concerns mar the overall positive sides of this economic
    growth as people take their health problems as the cost of development which is indeed pretty
    higher. Apparently, it actually lifts up build up from the root and therefore stimulates hair growth.
    I confess that I was a little bit skeptical at initially.
    Ideally, prepare the day before dilution and in the evening,
    put the mixture in the palm of your hand and apply and
    hold your hair and scalp. There are many products these days that can help with keeping your hair in good condition but what of oils.



    Here is my homepage :: how to make hair grow faster

    ResponderEliminar