17 ene. 2011

Letravisión

Un amigo una vez dijo que esta nueva generación conocía los clásicos de la literatura a través de Los Simpsons. Es cierto, en ese fabuloso programa han parodiado a Shakespeare, Homero, Mark Twain y otros, sin contar apariciones de escritores como John Updike, Tom Clancy y Alan Moore. Desde luego, la afirmación de mi amigo no se refería a la calidad y variedad de Los Simpsons, sino a que los muchachos, que de por sí se supone que no leen, se quedarán con esas referencias de piel amarilla.
     Me permito diferir. Mi generación, que se supone es mejor que la actual y peor que la anterior, conoció los clásicos a través del Chapulín Colorado. Aunque suene a burla y los más jóvenes no lo sepan, ese no menos fabuloso programa también parodió a Calderón de la Barca, Cervantes, Goethe y muchos más, desde los hermanos Grimm hasta el Bardo Inmortal. Fue mi generación menos lectora por eso? Los que se interesaron por Mefistófeles se quedaron con la interpretación de Ramón Valdés en lugar de buscar el Fausto? Dudo que haya estadísticas al respecto y no las voy a buscar, pero sí diré que al que le gusta leer no lo detendrá un programa de televisión.
     Y no hay que salir de Colombia para encontrar parodias y adaptaciones. Sabados Felices, amado y odiado, tuvo en sus mejores épocas versiones del Quijote con el incomparable Humberto Martínez Salcedo. Hemos visto en la pantalla chica a María, La Vorágine, El Faraón y hasta a la Tía Julia con su Escribidor. Eran otras épocas, lo reconozco, en las que era más importante hacer buena televisión que vender frituras y promocionar modelos. Hoy eventualmente también vemos algún libro adaptado, como Rosario Tijeras, pero parecen más tergiversaciones para alentar el morbo y el rating que verdaderas búsquedas artísticas.
     Les pronostico lo que dañará la siguiente generación: La Internet. De hecho, eso ya lo dicen, no soy ningún clarividente. Siempre cada generación es inferior a la anterior, pero la culpa nunca es de los mayores, responsables de la formación de los jóvenes, sino de algo externo: la radio, el rock and roll, la televisión, los cómics, la Internet, etc. Nadie se responsabiliza por sentarse junto al niño que acaba de ver a Hamlet encarnado por Bart Simpson (o por Chespirito, da igual), motivarlo a leer la historia original y pasarle un libro.
     Entonces sólo podremos exclamar: "Oh! Y ahora quién podrá ayudarnos?"

2 comentarios:

  1. oscar tu fuiste al liceo las americas como el gato si sobrevivio a todos las misiones el gato sobrevive

    ResponderEliminar
  2. es el liceo americas agustiniano

    ResponderEliminar